La familia Calderón son acusados de fraude, firmas falsas y granjas de bots para dividir y atacar al gobierno.

noviembre 7, 2019

La deshonestidad como forma de Vida… y lo peor, se sienten Santos.

MÉXICO.— Son apenas tres personajes de una familia michoacana que acumulan polémica como si fueran todo un partido político. El matrimonio entre Margarita Zavala y Felipe Calderón mantiene actualmente la mejor versión de una posible oposición reaccionaria en contra del obradorismo, pero sin los apoyos ciudadanos suficientes como para formar su propio partido.

El intento de los Zavala-Calderón se llama México Libre y es una plataforma ultraconservadora que busca ser partido político para 2021. Con pocas personas en sus asambleas y problemas para reunir seguidores, el matrimonio opera de otras formas para mantenerse vigentes en la agenda política nacional. Hace unos días se acusó al hijo del matrimonio católico de operar una granja de bots en internet para atacar al gobierno.

El primogénito incómodo

Luis Felipe Calderón Zavala es el hijo mayor de este par y ha negado tajantemente ser partícipe de una cuenta con contenido antiobradorista. Si bien ha quedado claro que el hijo de los políticos está relacionado, ambos salieron rápidamente a negar que Luis Felipe tenga algo que ver. Pero no es el único de la familia señalado por jugar sucio en el tablero político mexicano.

Recordemos que Margarita Zavala usó firmas falsas y fotocopias para entrar en la elección presidencial, algo que evidenció el INE pero que más tarde se suavizó hasta concederle una candidatura federal, reducirle la multa por delitos electorales y asegurarle la oportunidad de crear su propio partido. Con esto, Margarita Zavala se aseguró un lugar en las urnas del 2018, pero renunció por falta de fondos. Actualmente vive esta crisis con su intento de partido.

La guerra como capricho

Mientras se acumulan las acusaciones contra su esposa, Felipe Calderón se ha esforzado por convencer a los mexicanos que su guerra era la mejor opción para pacificar a México. Después de doce años de acción bélica, el michoacano dejó un país severamente marcado por la violencia con más de 40,000 desaparecidos y 250,000 muertes directas e indirectas. Organizaciones civiles han declarado que el conservador debe ser enjuiciado en cortes internacionales.

Pero Calderón también acumula acusaciones por haber robado la elección presidencial en 2016, en donde tenía precisamente a López Obrador como su rival más importante. En esa ocasión, incluso su rival del PRI, Roberto Madrazo, asegura que todos los conteos mostraban como ganador al tabasqueño. Entre protestas, gritos y acusaciones, el michoacano rindió protesta como presidente para iniciar la guerra años más tarde.

Diseño de páginas web